«El COVID-19 nos enfrenta a cambios que no esperábamos ni imaginábamos y nos obliga a flexibilizar todo lo relacionado con el aprendizaje ya que nuestros alumnos no estarán en los colegios de forma presencial. Esto implicará que  en nuestros hogares adecuemos unos espacios tanto físicos como temporales para garantizar que el proceso de aprendizaje  continúe, aún con esta situación de salud publica. Recordemos que es un esfuerzo tanto institucional como familiar».  Para ver todo el contenido acá abajo esta disponible.

View Fullscreen