Filosofía Institucional

santa_laura_ens

 

Nuestra filosofía institucional se fundamenta en una opción de formación humanista, la cual se inspira en los principios:

  • Interestructurancia, que tiene como base el diálogo. (Zubiria)
  • Identidad-diversidad, reconociendo el libre desarrollo del ser. (Gardner)
  • Sistematicidad, que tiene en cuenta la dimension humana.
  • Transformación, basado en la educación. (Freire, 1980)

Los valores de nuestra filosofía institucional se constituyen desde:

  • Inteligibilidad: centrada en la claridad de la comprensión del diálogo;
  • Rectitud: como requisito de la legitimidad del diálogo;
  • Democratización: como horizonte en la construcción de ciudadanía.

El método para lograr articular los principios y los valores desde una pedagogía dialogante en nuestra comunidad educativa se soporta en un primer momento en el encuentro con el otro (Levinas, 91); en un segundo momento en el reconocimiento como parte esencial de una acción comunicativa (Habermas, 493) y por último en el consenso como fín del diálogo.

Objetivos. 

  • Planificar la acción social, educativa, curricular, proyectiva y de integración interna de la Escuela Normal Superior, previendo su futuro mediante un proceso de gestión racional que involucre a todos los actores de la comunidad.
  • Incorporar en la implementación del PEI las instancias administrativa, pedagógica, comunitaria, y financiera con sus respectivas políticas, objetivos y criterios operacionales de modo que sea en todas sus fases un referente para guiar las acciones y mantener una unidad de dirección en los procesos, procedimientos y cambios.
  • Posicionar la formación, la investigación, la evaluación y la extensión como ejes potencializadores de los procesos académicos, pedagógicos y convivenciales de la comunidad normalista.
  • Asumir y contextualizar los fines de la educación que presenta la Ley General 115 de y darle sentido y posicionamiento desde la razón de ser de la Escuela Normal Superior en los principios constituyentes de la Pedagogía: educabilidad, enseñabilidad, pedagogía, contexto, eticidad, epistemología e historicidad, según escenarios y realidades socio educativas.
  • Establecer políticas institucionales en el marco de lo académico, lo pedagógico y lo convivencial que incorporen la inclusión y la diversidad como cultura institucional de cara al posconflicto y la nueva educación rural.
  • Articular la propuesta de formación de la escuela Normal a las demandas de la legislación vigente para la preparación de maestros idóneos para los niveles de preescolar y básica primaria.

 

Metas Institucionales.

  • Acreditar ante el Ministerio de Educación Nacional la Formación Complementaria como expresión del espíritu misional institucional desde los ejes potenciadores: formación, investigación, evaluación y extensión.
  • En el periodo 2017 – 2023 en un 75% la comunidad educativa se habrá empedrado y visibilizado la propuesta pedagógica dialógica inclusiva y diversa, a través de la instalación de sus principios pedagógicos para la transformación de las prácticas de aula y los ambientes de aprendizaje.
  • Garantizar en un 80% que la institución acerque y consolide la propuesta pedagógica institucional generando calidad, eficiencia, pertinencia y cobertura en los procesos institucionales fortaleciendo los ejes potencializadores: formación, investigación, evaluación y extensión.
  • Validar en un 75% la eficacia de todos los procesos evaluativos teniendo como referentes los principios pedagógicos: enseñabilidad, la educabilidad, la pedagogía y el contexto.

 

El Manifiesto de la Pedagogía Dialogante.

Un manifiesto establece los ideales institucionales, creencias y metas y se formula escribiendo afirmaciones sobre quiénes somos en el nivel más profundo.

  • Me responsabilizo totalmente de mis actos, públicos y privados.
  • Respeto integralmente los tiempos dedicados a la jornada escolar porque garantizan plenamente mi formación académica.
  • Uso con cuidado y responsabilidad los enseres y suministros que la institución ha dispuesto para facilitar los procesos académicos y pedagógicos en los que me involucro.
  • Me comprometo a cuidar de mí, del otro y de los otros.
  • Utilizo un lenguaje apreciativo y respetuoso en cualquier circunstancia que me corresponda.
  • Acojo con absoluta convicción los postulados de la inclusión y la diversidad, evitando cualquier discriminación de género, raza o condición social porque todo ser humano es mi hermano.
  • Me dirijo a mis compañeros, empleados, profesores y directivos en términos de respeto que nos permitan a ambos construir una relación saludable y responsable.
  • Valoro cada espacio de la institución educativa como una posibilidad para aprender.
  • Entiendo y acepto que los aparatos electrónicos serán para mí herramientas que me ayudan a comprender el mundo. Son medios y no distractores que generan indisciplina.
  • Honro la palabra y me comprometo a cumplirla.
  • Asumo la conversación y el diálogo como el poder que tengo para construir mis relaciones y fortalecer mi dignidad.
  • Reconozco mis equivocaciones, las acepto, las corrijo y propongo estrategias de reparación.
  • Conduzco mi socialización bajo conversaciones productivas y agradables.
  • Potencio actitudes y vivencias que propendan por el cuidado y protección del medio ambiente.
  • Me constituyo en guardián del buen nombre de la institución educativa y de quienes la conformamos.
  • Propicio la cultura de la escucha activa en el entendido de que todos aprendemos de todos.
  • Cumplo responsablemente con mis deberes y tareas.

Principios del Aprendizaje Dialógico.

Principios del aprendizaje dialógico, fundamento de la pedagogía dialogante.  Para que sea posible un aprendizaje dialógico se requiere que se den los siguientes siete principios:

Que se da entre las diferentes personas que participan en el diálogo y cuyas aportaciones son valoradas en función de la validez de los argumentos y no en función de las relaciones de poder o jerarquías sociales establecidas.

Que incluye la inteligencia académica y la práctica, así como la inteligencia comunicativa que permite llegar a acuerdos a través del lenguaje en diferentes ámbitos sociales.

Desde el que se posibilitan los cambios en las propias personas y su contexto (la educación ha de basarse en el cambio, superando así tanto las teorías reproduccionistas que abogan por la adaptación al contexto, como la visión posmoderna de que no es posible cambiar las cosas

El aprendizaje dialógico incluye el aprendizaje instrumental de todos los conocimientos imprescindibles para vivir en la actual sociedad sin por eso oponerse al diálogo y a una educación democrática

Significa posibilitar un tipo de aprendizaje que parte de la interacción y de las demandas y necesidades de las propias personas, siendo estas las que siguen su proceso de aprendizaje, superando la pérdida de sentido que una parte del alumnado está teniendo en los centros.

En la que se han de basar las prácticas educativas democráticas que tienen como objetivo la superación del fracaso escolar y la exclusión social que comporta.

Es decir, valorar la diversidad de personas como un elemento de riqueza cultural, identificando la diferencia como positiva, pero siempre junto con el valor de la igualdad.

 

Propósitos de la Pedagogia Dialogante.

En cada uno de los propósitos, el docente es un mediador y hace que se forme, se eduque a partir de la interestructurancia.

Hace al ser mas pensante, amoroso, actuante. Tiene en cuenta su historia personal, familiar y social. Visualiza, actúa y se activa de acuerdo al contexto.

Entiende, motiva y estimula la experiencia como fundamento, constructor y mediador en las dimensiones humanas. Es un potencializado de inteligencias y un pisibilitador de conceptualizaciones

Los seres humanos somos modificables. Yo soy modificable y capaz de modificar a otros.  Plantea una reflexión constante sobre los contenidos, sobre las estructuras conceptuales y se da a través de aprendizaje colaborativo, diálogo desequilibrante, adaptación de contenidos de acuerdo al tipo de estudiante.

Establece los procesos mentales como los provocadores del diálogo pensado, lógico, crítico y a la vez estimula y motiva la comprensión lectora profunda. Inferencia.

 

Creencias.

Creencias: Son estructuras de pensamiento elaboradas y arraigadas a lo largo del aprendizaje que sirven para explicarnos la realidad y que preceden a la configuración de los valores.

Que las instituciones educativas se fundamentan en los valores y principios y sobre ellos van construyendo su historia y proyección en el tiempo y en la cultura local y regional.

Creemos que la pedagogía dialogante es una propuesta inclusiva, que genera espacios para dinamizar y fortalecer las prácticas democráticas, el diálogo, la sana convivencia, el acceso al conocimiento y la interacción social.

Creemos que el respeto por la individualidad y el fortalecimiento de la confianza mutua y los ambientes de tolerancia, inclusión y diversidad, propician un mejor posicionamiento institucional y misional.

Creemos que la autonomía, la lealtad, la verdad, la solidaridad y la honestidad deben ser los principios inspiradores del desempeño de cada uno de los miembros de la comunidad educativa normalista.

Creemos que el aprendizaje colaborativo potencia en nuestros estudiantes y docentes la solidaridad, la responsabilidad, la tolerancia, el respeto, la generosidad y la excelencia, valores fundantes de la filosofía y la cultura normalista.

Creemos que el desarrollo del pensamiento lógico y matemático permite a los estudiantes participar e investigar en el campo científico y tecnológico para aplicarlo en su desempeño laboral y profesiona.

Creo que la lectura de contextos favorece y promueve los procesos de investigación pedagógica que permiten la intervención, con propuestas pertinentes para los distintos tipos de población.

Valores Normalistas.

La institución educativa Escuela Normal Superior de Jericó, se caracteriza por formar en la “responsabilidad”, que da sentido al derecho, al servicio y a la entrega que ésta le debe a la comunidad educativa, entendiéndola como eje de contexto y entorno de los estudiantes, en coherencia con el primer principio de la propuesta pedagógica dialogante, que se fundamenta en la naturaleza de la diversidad en las dimensiones humanas y las inteligencias múltiples.

De igual manera formar en el “sentido, significados y desarrollo del pensamiento social”, para responder, con la Modificabilidad cognitiva, socio-afectiva, valorativa y práxica (segundo principio de la pedagogía dialogante) en cada estudiante que participa de la interestructuración y que le exigen el momento, el colectivo y los estándares académicos a nivel nacional e internacional.

A partir de lo anterior es necesario fortalecer la actitud y el amor hacia algo, y superar lo cognitivo, rescatando la afectividad y valorando el estilo y ritmo de aprendizaje del ser humano. Nuestros niños y jóvenes viven la soledad de las familias y reclaman en la escuela el afecto que no tienen en ella. Moldear las emociones y permitir que ellas afloren en momento conveniente ya no es tarea de la casa. Le toca a la escuela facilitar la transición a nuevos escenarios afectivos que reencuadren los vacíos que se generan en los hogares monoparentales y disfuncionales.

El trabajo en equipo, posibilita la valoración de sí mismo, desarrolla empatía y habilidades sociales. Le permite verse en él y en los otros a partir de la interacción con los demás y con el entorno. Es la posibilidad de compartir y colaborar con otros en el contexto en que se encuentran. La Educación solo es posible cuando todos los miembros de la comunidad educativa se implican en la organización y gestión escolar, y se orquestan para que sus procesos y procedimientos respondan efectivamente a la diversidad y la educación con calidad.

Se tienen que concebir como “centro de formación la realidad y el contexto” (tercer principio de la pedagogía dialogante y principio pedagógico de acuerdo al decreto 4790) del estudiante; es aquí donde juegan un papel activo el docente como mediador y cada uno de los actores de este contexto y la cultura. Su producto final es la interestructuración. El docente debe convocar, motivar y sembrar procesos de transformación de pensamiento, lenguaje y amor, es decir, la escuela debe enseñar a pensar, a hablar y a amar.